John Foley y la Economía de la Gratitud

John Foley

Cómo ex piloto de la Armada de los Estados Unidos y miembro del escuadrón de demostración de vuelo Blue Angels, encargados de despertar los ‘¡wow!’ entre habitantes de las principales ciudades del mundo ‘amigas’ de su país, John Foley no tuvo demasiado tiempo para detenerse en las llamadas habilidades blandas. La precisión y la excelencia, eran su fuerte. Sin embargo, en su etapa post fuerzas armadas, Foley se convirtió en un conferencista codiciado por multinacionales como Intel, Hitachi, BMW, Merril Lynch, Microsoft, Motorola, Accenture y Good Year, entre otras. La razón no es justamente la precisión milimétrica que tenía al aterrizar aviones bombarderos sobre portaaviones (algo que sólo practica el 1% de los pilotos de los Estados Unidos), sino su mensaje vinculado a la gratitud y al optimismo.

En tiempos de recesión y de cambios, el mensaje fue bien recibido por miles de personas en el mundo, en especial empleados de grandes empresas que lo convocan y, con él, ha recibido la bendición de otros gurús del management y la gestión de Capital Humano. Sobre esto conversó con Management, días antes de la conferencia que dio este lunes en Buenos Aires.

¿En qué consiste su mensaje de ‘Glad to be here’ (estoy contento de estar aquí), por el que lo convocan grandes multinacionales?
El consejo más importante que puedo dar en relación con este mensaje es que sigas contanto las bendiciones que has recibido. Debes tener una lista de las gratitudes y escribirlas. Debes hacerlo al menos una vez por día e, incluso, varias veces al día. El sólo hábito de hacerlo eliminará el sesgo negativo que hace que siempre estemos buscando el costado negativo de las cosas. Además, tener tu lista afinará tu capacidad de darte cuenta de las oportunidades que tienes delante. Y podrás, fácilmente, transformar un desafío en una nueva oportunidad. Porque todo desafío tiene otro costado a lo que parece ser; simplemente es así.

¿Cuándo es buen momento para hacerlo?
Justamente, el segundo consejo acerca de la gratitud se relaciona con la forma en la que empiezas y terminas tu día. Te habrás dado cuenta de que el instante en el que te levantas y en el que te cae el sueño es realmente crucial. Estos son momentos en los que la mente está en un estado de “en medio de”. No estás completamente despierto, ni completamente dormido. Estos son los momentos en los que la mente es muy sensible a las impresiones. Por lo tanto, tendría sentido imprimir en estos momentos las declaraciones más positivas.

¿A qué se refiere?
Por la noche, antes de dormir, asegúrese de no dejar que tu mente divague hacia sus preocupaciones e inquietudes. Revisa todas las cosas por las que puedas estar agradecido. Expresa gratitud por lo que ha pasado en las últimas 24 horas y por el momento presente. Haz lo mismo en la mañana. Comience el día con un estado feliz de la mente, revisando todo lo que le gustaría expresar luego su gratitud.

En ese cronograma diario y como expiloto del equipo Blue Angel ¿la eficiencia tiene un lugar preponderante, verdad?
Existe un concepto al que llamo los estándares personales de eficiencia. Son como el manual de operaciones de uno mismo, una colección de pequeños hábitos que te ayudan a seguir adelante y ejecutar tareas. Para eso, debes conocerte y estudiarte a ti mismo en forma constante. Debido a que el éxito de la ejecución depende del espíritu ‘Glad to be here’ y comprendiendo que ‘todo lo que va… vuelve’, es muy necesario construir rasgos cruciales de carácter como la autenticidad y la honestidad, todo basado en comportamientos éticos. Cuanto más fuerte sea tu confianza en tus estándares personales de eficiencia, más probabilidades tendrás de ganar confianza en tu capacidad para obtener resultados. Esa confianza, entonces, alimenta tu resolución y determinación para futuras iniciativas. Cuanto más se afilan estos hábitos de alto rendimiento, mayor es tu confianza en ti mismo. Construyen coraje, la tenacidad y la audacia. Es una espiral ascendente que se mueve hacia adelante de un momento a otro.

Sobre el título de su presentación en la Argentina (‘Éxito sin miedo en la vida laboral y personal’): ¿Qué tan arraigado está el miedo en la sociedad actual? ¿Cómo influye ese miedo en la vida laboral?
Para muchas personas, la incertidumbre es un caldo de cultivo para el miedo y el miedo paraliza. Les impide levantarse y hacer el trabajo duro de seguir adelante y crear un futuro mejor. Para otros, la incertidumbre no es más que una realidad, que deben abordar en el camino a lograr sus metas y sueños. Toma muchas formas, pero convoca a su determinación, no al miedo. La pregunta es, ¿quién de noso-tros va a sentarse a observar y quien, en un contexto de incertidumbre, se convertirá en la solución?

¿El hombre y las empresas están preparadas para tantos cambios?
El mundo está embarcado actualmente en una profunda transformación, del tipo de eventos que alcanza proporciones históricas. Nunca en la historia de la humanidad hemos sido testigos de cambios tecnológicos y sociales de semejante magnitud. Algunos, incluso, hablan de un cambio de paradigma. A nuestro alrededor, podemos ver que estos cambios nos conducen a lo desconocido. Algunos de nosotros prosperan en estas condiciones, mientras que otros reaccionan con ansiedad. Para algunos, estas son interesantes oportunidades para innovar y crear. Para otros, es una separación dolorosa y nostálgica del pasado, una amenaza que trae el miedo. ¿Qué sucede en la mente de aquellos que dan la bienvenida a tales condiciones y por qué están los que miran con temor y son tan reacios a aceptar el cambio? Creo que está relacionado con la gratitud y un propósito propio más grande que uno mismo.

¿Qué le genera tanta gratitud a usted?
Soy afortunado y un agradecido de trabajar con algunos de los mejores de los mejores de todo el mundo, personas que se enfrentan a retos de liderazgo en una sociedad diversa y optan por convertirse en la solución. Cuando estaba en la Marina, volé jets sobre portaaviones y me convertí en piloto instructor, lo que significaba que era considerado entre el mejor 1% de todos los pilotos en el mundo. Luego, fui seleccionado para el escuadrón de demostración de los Blue Angels. Era uno de los seis pilotos de formación, por lo que fui considerado entre el mejor 10% del 1% mejor de todos los pilotos tácticos. En mi carrera de post-militar, he trabajado con inversores y grandes compañías que están comprometidas con la construcción de culturas que promueven la confianza y la excelencia.

Aún así, hay empresas que utilizan el miedo como herramienta para ser más productivas. ¿Qué piensa de eso?
En nuestra experiencia en consultoría, nos hemos dado cuenta de que las organizaciones que utilizan el miedo como herramienta de gestión no tienen éxito. Por lo general, se debe a que nunca definen claramente una visión y nunca fueron capaces de compartirla de forma clara y concisa. Una vez que una organización tiene su propia finalidad es capaz de trascender sus propias incertidumbres y difundir un mensaje positivo de compromiso y entusiasmo.

¿Cómo se logra eso?
Con nuestros clientes compartimos el que llamamos ‘Diamond Performance Framework’, que consiste en seis pasos para que los equipos y personas se realicen. Allí tenemos en cuenta los objetivos de los líderes, el proceso y las necesidades de los stakeholders. Cuando el objetivo es claro, esta claridad elimina el ‘miedo’ como una posible alternativa de manejo. En otras palabras, que el miedo viene de la incertidumbre.

¿Usted cree que algunos CEOs también tienen miedo?
Como decíamos antes, los ejecutivos y managers que no logran conectarse con un “propósito más grande que” ellos mismos, se exponen a la incertidumbre y la falta de visión. Esa falta de claridad puede extenderse al resto de la organización y, además, crea aún más razones para acudir a métodos excesivos que no fomentan la confianza dentro de los equipos.

En el modelo de Ford, había un modelo de producción lineal, en el que cada uno sabía exactamente qué tenía que ser: ¿Las situaciones desafiantes que aparecen hoy en día tienen que ver con que se rompió ese modelo de producción?
Los modelos de organización actuales están siendo sometidos a fuertes presiones. Las personas, en forma individual, están siendo motivadas a innovar y ser creativas. En lugar de basarse en una visión que se impone desde arriba, como en el modelo anterior del fordismo, los miembros del equipo están invitados a contribuir, a través de sus propias visiones y propósitos personales. En efecto, la transición actual que vivie el mundo está hecha de la incertidumbre y de profundos cambios. Todos están invitados a contribuir a la visión de un futuro posible. Algunos prosperan en esto, otros tienen miedo. Los que prosperan y tienen éxito son capaces de elevar sus creencias y transformar sus dudas respecto a los obstáculos en escalones. Para pasar de este viejo modelo para una nueva economía, enseñamos a las personas y organizaciones a descubrir su propósito, su ‘raison d’être’ (razón de ser) y les ayudamos a creer en su propio sueño. Los animamos a hacerlo realidad a través de la responsabilidad personal y el deseo de actuar.

Autor Pedro Ylarri

View all Posts

Periodista argentino especializado en economía, negocios y medios. Emprendedor digital. Con experiencia en la Agencia DyN, el diario Perfil y El Cronista Comercial (Argentina), Corresponsal de El Economista (España) y Euromonitor (Inglaterra).

Deja un comentario