10 mil niños y adolescentes podrían ser adoptados en Argentina (pero la Justicia los mantiene encerrados)

Si bien no existen estadísticas certeras, se estima que diez mil bebés, niños y adolescentes que podrían ser adoptados están encerrados en institutos y hogares de menores de la Argentina. Son sólo el 30 por ciento de los menores de edad que están privados de libertad. La Justicia, gobiernos y hasta las ONG siguen prefiriendo sacar a los niños de sus hogares para encerrarlos en institutos por causas asistenciales, aunque rechazan que sean dados en adopción porque hay que “privilegiar el vínculo biológico”. ¿Hipocresía, impericia o negocio?

Por Pedro Ylarri

En nuestro país existe una ciudad invisible de más de 10 mil personas en la que sólo viven bebés, niños y adolescentes que son huérfanos o tienen padres que no cumplen ese rol. Existen, y aunque no están juntos, son invisibles; están encerrados en hogares o institutos de menores. Podrían ser dados en adopción y escapar de esa ciudad, pero la burocracia estatal y la preferencia de la Justicia por la cultura del encierro les ha tendido una trampa. El 40 por ciento de estos chicos tendrá primero la calle y luego la cárcel en el porvenir que el Estado tutelar les ha predestinado.

Se trata del desolador panorama que describen a PERFIL casi una decena de expertos en infancia, legisladores y organizaciones civiles. Se estima que hay 40 mil menores de edad encerrados por el Estado; la enorme mayoría de ellos no por cometer delitos. Están allí, explican todos, “por la vieja cultura del patronato, amparada en una ley de 1919 que supone un Estado tutelar que debe velar por los niños” y justifica su encierro en casos de pobreza o desamparo.

En 2005, vivían en el país al menos 19.579 menores de edad encerrados en orfanatos, institutos y centros privados, 87,1 por ciento de los cuales estaba por situaciones asistenciales (pobreza, violencia y desamparo, entre otras causas), y el resto (el 12,1 por ciento) por cometer ilícitos. Son cifras parciales de Unicef y de la Secretaría de Derechos Humanos, que sugieren que serían más de 30 mil los niños privados de libertad.

“El número no ha decrecido, más bien ha aumentado, los jueces los siguen derivando a institutos y tenemos 40 mil encerrados, de los cuales fácilmente el 30 por ciento podría ser dado en adopción”, explicó a PERFIL Ana María Dubaniewicz, una psicóloga con tres libros y una novela escritos sobre el tema. Cita como ejemplo más paradigmático al hospital Sbarra, de La Plata, donde “hay permanentemente entre 120 y 130 bebés y niños de hasta 4 años, de los cuales 40 podrían ser adoptados”, algo que no sucede. ¿Por qué? Dice que “hay un Estado muy presente para que nadie ni nada cambie”, y denuncia que las trabas burocráticas favorecen la existencia del “negociado” de la adopción ilegal, en el que están metidos “profesionales, médicos e intermediarios”.

La diputada Cynthia Hotton, quien desde hace dos años estudia el tema, añade que “la gran traba” es que la ley y la Justicia priorizan el vínculo biológico por sobre los intereses del niño: “Muchos padres no lo dan en adopción por una cuestión de orgullo o porque cobran subsidios aun viéndolos sólo una vez por año, mientras que las instituciones los prefieren adentro de los institutos por muchas otras cuestiones.” Una de ellas, según los expertos, es que los institutos y ONGs reciben entre 3 mil y 6 mil pesos por niño, “un negocio que no muchos quieren perderse”.

Con por lo menos 10 mil chicos que necesitan y pueden ser adoptados y la misma cantidad de parejas que buscan adoptar, “lo único que tenemos que hacer es favorecer que ambos se junten”, dice la diputada, quien presentó un proyecto para reformar la ley de adopción.

El proyecto pone plazo de dos años a los jueces para que consigan una familia a los niños, permite que los hijos no deseados puedan ser entregados en dependencias oficiales sin que sus madres sean penalizadas por abandono de persona y que puedan hacerlo en forma anónima. Además, reduce de 12 a 6 meses el tiempo en que los padres pierden la patria potestad en caso de no visitarlos.

Debate por las adopciones internacionales

Por Pedro Ylarri

Exultantes y solidarios aparecen en las portadas de revistas de celebridades de todo el mundo estrellas como Madonna, y Brad Pitt y Angelina Jolie, alzando a sus hijos adoptivos africanos, y relatando las bondades de ayudar un niño pobre y darle mejor vida en el primer mundo. Hasta la modelo Nicole Neumann se animó: “Quiero adoptar un bebé de Haití”, dijo tras el devastador terremoto que azotó ese país a principio de año. La adopción internacional se ha puesto de moda entre las celebridades, aunque todavía hay reparos sobre su legalidad y utilidad.

“La regla para la adopción internacional es la misma: debe ser el último recurso para garantizar al niño el derecho a tener a una familia y a crecer en un entorno sano”, explica a PERFIL Gimol Pinto, responsable del Área de Protección de UNICEF Argentina, y destaca que “sólo debe darse cuando el niño no tenga familia y no existe en su país otra que pueda garantizarle esos derechos”.

Si bien según la explicación de Naciones Unidas sólo es recomendable adoptar niños de países muy postergados o ante casos de desastres naturales o guerras, la práctica de criar niños extranjeros ha sido promovida por los países desarrollados, muchos de los cuales tienen índices negativos de crecimiento demográfico. En naciones como Italia y Alemania, las parejas infértiles o personas solteras sólo pueden recurrir al extranjero para tener descendencia.

Una simple búsqueda en Internet revela que existen decenas de entidades y asociaciones públicas y privadas que ofrecen la gestión del trámite de adopción internacional, incluso a padres de países en los que existen niños para adoptar (Estados Unidos y Argentina, por ejemplo) y desde países en los que hay familias sustitutas (Rusia y China).

Si bien no hay estadísticas certeras, las ONG que trabajan en la temática aseguran que Estados Unidos es el país que más niños extranjeros recibe. Solo una ONG rusa –hoy transformada en una empresa norteamericana- aseguró que llevó a 900 niños a Estados Unidos en los últimos años. Además, el país tiene convenios con China y otros de África para el “salvataje de huérfanos”. Cada trámite cuesta entre 20 mil y 40 mil dólares, por lo que entidades como Christian World Adoption (CWA) recomiendan “vender artículos en eBay” o “refinanciar el crédito del auto” para poder afrontar el costo.

Los países desarrollados introdujeron el artículo 21 en la Convención de los Derechos del Niño de 1989 la posibilidad de la adopción internacional, pero nuestro país hizo una reserva del artículo y prohibió que un extranjero no residente adopte a un niño nacido en Argentina, explicó Pinto. Sin embargo, la ley permite el arribo de niños del extranjero a familias de nuestro país.

En efecto, al menos veintidós familias pidieron al Gobierno que facilite los trámites de adopción internacional de niños de Haití y facilite su llegada a la Argentina tras el terremoto. Pero la Cancillería, ante un pedido de “cautela” de Naciones Unidas, se negó aduciendo que los trámites estaban siendo realizados por gestores privados. Por lo bajo, las familias cuestionaron el “burocrático” y “lento” sistema de adopción local, que los “obliga” a “buscar soluciones afuera”.

Ficha del artículo:

Título original: Hay más de 10 mil chicos listos para ser adoptados
Fecha de publicación: 13 de junio de 2010
Medio: Diario Perfil, Buenos Aires, Argentina
Link: http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0477/articulo.php?art=22328&ed=0477

Link corto a este post: http://wp.me/p8Zdg-80

[scribd id=33147550 key=key-26qvnh99wu80awb74lkl mode=list]

3 thoughts on “10 mil niños y adolescentes podrían ser adoptados en Argentina (pero la Justicia los mantiene encerrados)

  1. 1

    articulo de interes

  2. 3

    hola so mirlin arevalo quiero darle un ogar a un niño para q sea feliz es un derecho para culquier persona tener una familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>